27 dic. 2008

Noches de Sol (White Nights), 1985

De mis preferidas! protagonizada por el mismisimo Miikhail Baryshnikov quién nos firmó un autógrafo en una de sus visitas a Madrid y nos dejó impresionados con su mirada, tiene una mirada única que te deja paralizado, triste, profunda y con muchísima fuerza.
Para los amantes a la danza, al ballet y a las películas musicales, esta película es una suerte, no tanto por su argumento sino por el repertorio de magníficas canciones, coreografías y bailes. La magia de este film radica en sus excelentes secuencias de ballet, fruto de una magnifica coreografía de Thwyla Tharp, así como canciones que forman parte de esta película donde se mezcla música clásica y pop, recibiendo un Óscar a la mejor canción original en 1985, "Say you" de Lionel Richie.

Rodada en los tiempos de la "guerra fría", el film narra la historia de Nikolai Rodchenko, uno de los mayores bailarines de ballet rusos, que desertó hace diez años de la Unión Soviética. Durante un vuelo a Tokio su avión se ve obligado a hacer un aterrizaje de emergencia en Siberia. Circunstancia que aprovecharán los servicios secretos soviéticos parta tratar de que vuelva al "redil". Tratarán de utilizar para ello a un bailarín norteamericano de raza negra, que en su día pidió refugio en la Unión Soviética. No obstante, entre ambos bailarines surge una gran amistad, y ambos urdirán un plan para abandonar el llamado "paraíso comunista".

"Noches de Sol" resulta ser una película sobre contrastes: La noche y el día; el blanco y el negro; Estados Unidos y la Unión Soviética; los buenos y los malos; el triunfo y el fracaso; el convencimiento y la desilusión; en resumen las vidas opuestas de los dos protagonistas y de las dos naciones la URSS y EEUU.
El título de la película “Noches de sol” hace referencia a las conocidas como noches blancas que es el fenómeno meteorológico que ocurre en Rusia durante el solsticio de verano, en el mes de Julio y en las áreas de latitud alta, periodo en el cual las puestas de sol son tardías, los amaneceres más tempranos y por lo tanto la oscuridad nunca es completa; la noche no dura más de una hora y las sombras de la noche nunca llegan a cubrir los cielos. Esas noches en las que el sol apenas se hunde en el horizonte y el cielo permanece en un azul pálido aún en plena medianoche. Duran alrededor de 30 días, con epicentro el 21 de junio, y por tanto no se sabe a ciencia cierta “si es de día o de noche”.

Sobre sus protagonistas:
El gran bailarín Mikhail Barysnhnikov quizá interpretó uno de sus papeles más dolorosos, lleno de recuerdos en cierta parte autobiográficos. Mikhail nació en 1948 en Riga. A los doce años ingresó en la Escuela de Ballet del Teatro de la Ópera de Riga y en 1963 solicitó la entrada en la famosa Academia de Ballet Vaganova donde fue admitido. En 1966, se unió al Ballet Kirov en Leningrado donde hizo su debut profesional como solista, en Giselle. En 1974, durante una gira, el bailarín pidió asilo político en Toronto, aunque más tarde se trasladaría definitivamente a los Estados Unidos y en 1986 se convirtió en ciudadano naturalizado de los Estados Unidos. En la década de los 80 (finales de los 70) comienza su incursión en las producciones cinematográficas, aunque el cambio más importante en su vida profesional se registró tras la decisión de abandonar el ballet, cambiándolo por la danza moderna al fundar "White Oak Dance Project”. Últimamente son recordadas sus apariciones cinematográficas en la serie “Sexo en Nueva York” haciendo de novio de la protagonista de la serie Carrie Bradshaw. En 2004 abrió su Centro de las Artes en Nueva York y recientemente, ha recibido dos doctorados “honoris causa”.

Gregory Hines, reputado bailarín de claque que ya destacó como tal en “Cotton Club” de Coppola. Este actor y bailarín estadounidense ya fallecido, comenzó su carrera artística cuando apenas era un niño actuando junto con su hermano y padre. Años después, actuó en varias producciones de Broadway y en 1993 ganó un premio Tony por el musical “Jelly´s Last Jam”.

Con respecto al director Taylor Hackford consiguió fama mundial por haber dirigido títulos clásicos como "Oficial y caballero", "Eclipse total, “Pactar con el diablo”, “Ray”, etc. Helen Mirren es una de las intérpretes de la película y fue en este rodaje donde conoció al director y se convirtió en su marido. Este curtido director quiso con esta cinta hacer una película sobre danza única en su género y en un entorno y contexto histórico social fidedigno con la realidad; para ello no se valió de actores profesionales para luego doblar las escenas de baile, sino que quiso que las interpretaciones centrales del film corrieran a cargo de los susodichos bailarines con sus diferentes estilos. Hay que tener en cuenta que la película fue rodada en los tiempos de la "guerra fría" y la historia tiene, obviamente, una intención política y enfatiza en la necesidad de libertad para expresarse artísticamente y la carencia de esta para los artistas en la Unión Soviética.

Toda la película merece la pena, destacamos una coreógrafía "Le jeune homme et la mort" (El joven y la muerte). Con argumento macabro creada por el célebre y reputado coreógrafo francés Roland Petit en 1946 y música de J.S Bach (Passacaglia en do menor) sirve como introducción en esta película magistralmente bailada por Mikhail Baryshnikov.


Quizás si tengo que quedarme con un escena y teniendo en cuenta que vi esta película por primera vez con 12 años, me quedo con la famosa escena de "11 piruetas, 11 rublos"...impresionante

No hay comentarios:

Publicar un comentario