27 jul. 2009

Fallece Merce Cunningham


El célebre coreógrafo estadounidense Merce Cunningham, que revolucionó la danza contemporánea, ha muerto a la edad de 90 años, según ha informado la fundación que lleva su nombre.

"Estamos muy tristes por la muerte de Merce Cunningham, que falleció apaciblemente en su casa, por la noche, de forma natural", ha afirmado la institución en un comunicado.

La Fundación y la compañía de ballet han subrayado hasta que punto el coreógrafo "revolucionó las artes visuales y el entretenimiento, no por el capricho de ser un iconoclasta, sino por la belleza y la maravilla conseguidas a través de la exploración de nuevos caminos ".
Nacido el 16 de abril de 1919 Centralia, en el estado de Washington, en el noroeste de los Estados Unidos, el coreógrafo que liberó el baile de la música, el decorado y de la narración, era hijo de un abogado y se había formado en teatro y baile, del 1937 al 1939, en Cornish School a Seattle (actualmente, la Cornish College of the Arts).

Apodado el "Einstein" de la danza, Cunningham, tras haber bailado como solista en la compañía de Martha Graham, dinamitó los códigos del ballet desde los años 50: el bailarín ya no se mueve en función del centro de la escena, sino que él es el propio centro.
Otra de sus aportaciones fue liberar completamente el baile de sus nexos con la música o del hilo narrativo. "No existe dominación de un arte sobre otro. Sus relaciones son completamente libres", decía sobre su técnica.
En su carrera se relacionó de forma profesional y personal con otros creadores que rompieron fronteras en el siglo XX. El más destacable de ellos fue el músico John Cage -que durante años también fue su compañero sentimental-. En sus colaboraciones componían música y coreografía por separado aunque al llevarlas a la escena se entrelazaban como si hubieran nacido juntas.
En 1953 Cunningham, nombrado leyenda por la Biblioteca del Congreso de EEUU, fundó la Merce Cunningham Dance Company en la mítica Black Mountain College, una institución de enseñanza libre que también funcionaba como una especie de comuna de artistas de todas las disciplinas en Carolina del Norte. Revolucionó las ideas básicas de la danza moderna, en la que aplicó tecnología como los programas informáticos de captura del movimiento y que ya emplean coreógrafos de todo el mundo.

Recientemente, su compañía estuvo en Madrid presentando su última coreografía 'Nearly Ninety' en los Teatros del Canal y en el Museo Reina Sofía exhibiendo uno de sus 'event', una pieza de arte efímera que el equipo de Por Alegría pudo disfrutar comprobando lo inovador y sorprendente que era este gran coreografo.

En junio de 2009 la agencia EFE informó desde Nueva York que La compañía de Merce Cunningham cerrará dos años después de que el nonagenario artista fallezca o bien no pueda dirigirla.

Cunningham, que cumplió 90 años el pasado abril, quiso que su compañía estuviera preparada para cuando su salud no le permitiera dirigirla, por lo que decidió que, cuando llegase ese momento, sus bailarines se embarcaran en una gira mundial de dos años tras la que el grupo debería disolverse.

Para ell presentó el "Plan de legado vivo", una hoja de ruta que la compañía y la fundación que llevan su nombre deberán seguir para cuidar su herencia artística y los derechos de autor que se desprenden de ella.

Según este plan, cuando Cunningham dejase de dirigir la compañía, se iniciará una gira mundial, en la que los bailarines recrearán la obra que ideó el artista, y que culminará con una actuación final en Nueva York, cuyas entradas, según ha estipulado el coreógrafo, no podrán costar más de 10 dólares.

Tras esa actuación, la compañía y su fundación cerrarán para transferir todos sus bienes a una sociedad, llamada Merce Cunningham Trust, que los custodiará y que permitirá, según dijeron los miembros de su fundación en un comunicado, que "el público de todo el mundo siga disfrutando de su legado".

"Intento enseñar a los estudiantes y a los bailarines mi técnica, pero de una manera que deja lugar al individualismo. Me gustaría que esa sociedad continuara haciéndolo, porque la danza es un proceso que nunca se detiene y que no debería detenerse si es para permanecer fresca y viva", dijo el coreógrafo.

Para el director ejecutivo de la Fundación Merce Cunningham, Trevor Carlson, el plan ideado por el coreógrafo "es exhaustivo, polifacético y, como el propio Merce, sienta un precedente".

"Ofrece un nuevo modelo a las compañías de danza y otras organizaciones artísticas que transitan a una existencia en la que su fundador ya no está presente", explicó Carlson, sobre un plan que también fija el proceso por el que se autorizarán licencias de las creaciones de Cunningham para ser representadas.

El proyecto contempla además la creación de un archivo digital con las coreografías creadas por el artista y asegura que los integrantes de la compañía recibirán un año de salario como compensación cuando sea disuelta.

La Fundación Cunningham anunció también una campaña para recaudar ocho millones de dólares, cifra que permitirá a la compañía, entre otras cosas, seguir trabajando en nuevos espectáculos hasta que se produzca la transición.

Descanse en paz.

Fotografía: AP

No hay comentarios:

Publicar un comentario